Feliz Sant Jordi! – Historia de la celebracion

Sant Jordi

image

Historia de la Celebración

Desde mediados del siglo XV, el 23 de abril se celebra cada año en Catalunya la Diada de Sant Jordi (San Jorge). Sant Jordi, es patrón de Cataluña desde el año 1094 y es para los catalanes, el héroe protector que venció al dragón y salvó a la princesa, símbolo de la victoria sobre el mal.

A lo largo de los años, se ha consolidado como una fiesta tradicional y emotiva en la cual los enamorados se intercambian una rosa y un libro. Es una fiesta popular y pacífica, que exalta unos valores tan humanos como son el amor, la cultura y el patriotismo.

Las rosas y los libros, que se regalan a las personas queridas, llenan por un día, las calles y las plazas de todas las ciudades y pueblos de Cataluña. Es por lo tanto, una fiesta de participación popular con unas características probablemente únicas en el mundo, tal vez, entre otras cosas, porqué es un “día festivo”, que los catalanes celebran trabajando.

Sant Jordi es por excelencia el patrón de los enamorados en Cataluña, robándole en este sentido, casi todo el protagonismo a San Valentín, aunque muchos catalanes lo celebran tanto el 23 de abril, como el 14 de febrero. Pero casi todas las personas que viven en Cataluña, siguen la tradición, que consiste en que el hombre regala a la mujer una única rosa roja con una espiga de trigo y la mujer le regala a su amado un libro.

¿Por qué una única rosa roja acompañada de una espiga de trigo y no cualquier otra flor?

Porqué según la tradición, en este obsequio se aúnan tres características: una única flor, que simboliza la exclusividad del amor por parte del enamorado, el color rojo de la rosa, que simboliza la pasión y la espiga de trigo, que simboliza la fecundidad. Por eso es un buen elemento para regalar a una persona amada en un día tan especial como este.

A esta tradición centenaria, se suma el hecho de que en 1995, la UNESCO declaró también el 23 de abril Día Mundial del libro.

La leyenda de Sant Jordi y el dragón es común a casi toda Europa, y muchos países como Inglaterra, Portugal o Grecia, la han cogido como suya. En Catalunya, es en la población de Montblanc donde arraigó con más fuerza y hoy en día se celebra la Setmana Medieval de Montblanc. En ella, junto a otros actos, se representa cómo el santo mató al dragón que tenía tiranizada la capital de la Conca de Barberà. En las antiguas murallas de la ciudad todavía hay un portal conocido como Portal de Sant Jordi, por donde se dice que salió el caballero después de matar a la bestia.

Sant Jordi, por último, marca el comienzo de la primavera. Por eso es el momento de salir a la calle a pasear y disfrutar del buen tiempo. La venta de libros y rosas, además del negocio y la reivindicación cultural, se convierte en una celebración popular en el que se entremezclan otros actos (sardanas, castells, exposiciones…) que hacen que la fiesta sea más fiesta que nunca.

Vía http://santjordi.yaia.com/historia.html

Manuscripts for the Rich & Famous (Super Bling)!

Originalmente publicado en medievalfragments:

By Jenny Weston

For the most part, medieval books do not look like this:

Front cover of the Lindau Gospel (© Morgan Library, New York)

Front cover of the Lindau Gospel with raised gem stones (© Morgan Library, New York)

But just as some people today add chrome to their cars or gems to their watches or phone cases, some medieval people chose to add ‘bling’ to their books.

Take for example the following Gospel book known as the Codex Aureus or ‘Golden Book’. Made in the 9th century for the Holy Roman Emperor Charles II, the cover of the book is covered with gold, gems, sapphires, emeralds, and pearls.

Codex Aureus of St Emmeram ("Golden Book")

Codex Aureus of St Emmeram (‘Golden Book’)

These extremely luxurious book covers are often referred to as ‘treasure bindings’ (for  obvious reasons)!

Because these books were extremely valuable, they were naturally a target for thieves. As a result, only a handful of ‘intact’ examples survive today. It’s possible to see a…

Ver original 437 palabras más